República Democrática del Congo

1964 – 1965

Historia

Has nacido en un país que, desde 1885 —tras la Conferencia de Berlín—, estuvo bajo el poder belga, inicialmente como propiedad privada del Rey Leopoldo de Bélgica. Sí, lo estás leyendo bien: propiedad privada.  El Congo Belga obtuvo su independencia en 1960. Pasó entonces a llamarse República del Congo. En 1964 se le cambió de nuevo el nombre a República Democrática del Congo. Estos años no fueron tranquilos y finalmente, en torno a tu fecha de nacimiento (1965), el coronel Mobutu Sese Seko  dio un golpe de estado para el que contó con el apoyo de países occidentales, pues lo consideraban un aliado para luchar contra el comunismo. Se estableció una dictadura de partido único, prohibiendo todos los partidos que no fueran el oficial.  De nuevo se cambió el nombre del país en 1971, siendo a partir de esa fecha su nombre Zaire. Esta dictadura duró hasta 1997. Lo que vino después, que no fue mejor que lo anterior, tú ya lo conoces.

El día a día

Vives en un país con una extensión de 2.344.858 km cuadrados, el segundo más grande de África y uno de los de mayor superficie forestal del mundo (dos tercios de su territorio). Las carreteras asfaltadas brillan por su ausencia, ¡solo tiene 2.800 km! El río Congo, de 4.700 km de longitud, podía haber sido una gran autopista que ayudara en la comunicación del país, pero no es navegable en su totalidad. El ferrocarril que habían instalado los belgas fue destruido poco a poco, de forma que hoy en día solo hay 3.600 km de vía férrea y el tren funciona con irregularidad; más bien no funciona. Por lo tanto, moverse por el país no es fácil. Cada viaje que emprendes es una auténtica aventura que no sabes cómo va a acabar ni cuándo. Tú piensas que si alguien sabe de resiliencia es la población de la República Democrática del Congo.

Situación de los Derechos Humanos

Disfrutar del derecho a la salud, con lo que conlleva, es difícil en la República Democrática del Congo. Nacer, crecer y vivir en este país del corazón del África Central no es fácil. Solo para que te hagas una idea: la esperanza de vida al nacer para las mujeres está en 61 años y para los hombres en 59. Es decir, con tu fecha de nacimiento… te queda poco por aquí. Hay personas mayores de 60 años que nunca han visto a un médico. Te enfrentas a enfermedades endémicas como el cólera, la fiebre tifoidea, la meningitis, la malaria, el sarampión y el temido ébola. Además, el conflicto armado se sigue cobrando miles de vidas, produce desplazamientos forzados a gran escala y miles de víctimas de violencia sexual impune por parte de grupos armados ilegales y fuerzas gubernamentales.
Fundación Albihar
Stig Nygaard

Causas

Vives con poco más de un dólar al día y te preguntas, ¿cómo soy tan pobre en un país tan rico en recursos naturales? Entre los más codiciados se sitúan el cobalto, cobre, uranio, oro, diamantes, casiterita y coltán. Y es que justo esta riqueza es causa de su pobreza. Por ejemplo, el 80% de las reservas del mundo de coltán están en la zona oriental de tu país. Qué casualidad, la zona que se encuentra en guerra por la presencia de grupos armados financiados por los países vecinos. El saqueo de los minerales está garantizado. El coltán es necesario para las nuevas tecnologías, para tener dispositivos cada vez más pequeños y más potentes.

Logros de los movimientos sociales del país

Un compatriota tuyo ha recibido un premio nobel, nunca lo podrías haber imaginado. Denis Mukwege, ginecólogo congolés, fundó en 1999 el hospital de Panzi, en la República Democrática del Congo, donde han podido recibir asistencia médica más de 40.000 mujeres víctimas de violaciones y de mutilaciones. Su compromiso con la salud y los derechos sexuales y reproductivos lo convierte en un portavoz emblemático de la causa de los derechos de la mujer. En 2018 fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz junto con Nadia Murad “por sus esfuerzos para erradicar la violencia sexual como arma en guerras y conflictos armados”. Pero no es la única distinción internacional de relevancia hacia tus compatriotas: reconocida activista por la libertad de prensa, la reconstrucción de la paz y los derechos humanos, especialmente los de la infancia y las mujeres en zonas de conflicto, Caddy Adzuba denuncia, a través del periodismo, las torturas y violaciones de las que son víctimas las mujeres y las niñas congoleñas y promueve su reinserción en una sociedad en la que son, por este hecho, repudiadas. Por ello recibió el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 2014.

El apoyo de la cooperación andaluza

Entreculturas – Sergi Cámara

Si bien la cooperación andaluza empezó siendo más amplia con Latinoamérica y el Magreb, al seguir los acuerdos mundiales para dar prioridad a los países menos adelantados cada vez tiene más presencia en África Subsahariana. La República Democrática del Congo es un país prioritario para la cooperación andaluza. Tanto la AACID como otras entidades públicas locales han apoyado proyectos de desarrollo y de acción humanitaria en su territorio. Según el informe sobre el trabajo de las ONGD socias de la CAONGD, siete organizaciones andaluzas han desarrollado proyectos durante el año 2021 en este país, llegando a un total de 146.395 personas (58,71% mujeres). Entre las ONGD que trabajan en el Congo con financiación andaluza están la Fundación Albihar, Proclade Bética, Manos Unidas, Farmamundi y Codespa.